Iglesia parroquial de San Andrés

Clasificación (0 Votos)

Calle San Andrés, 31,. 23440, Baeza Cómo llegar

Bien de Interés Cultural. Monumento. Declarado en 03/06/1931. En las cuentas de fábrica de la iglesia de San Andrés, figura Andrés de Vandelvira como responsable de la traza de la capilla mayor. 

Información

Información y reservas

953740678

Según F. Escolano Gómez, el 14 de mayo de 1565, Pedro Hernández de Baeza, prior de la iglesia parroquial de San Andrés, rinde cuentas por mandato del obispo Diego de los Cobos, del cargo y descargo de la fábrica de los años 1562 a 1564; en el descargo del año 1564 se le pagan a Andrés de Vandelvira 3.740 maravedís “(...) por la traça de la capilla mayor que hizo (...)”; consta además que la fábrica se prosiguió entre los años 1565 a 1570 y que en 1572 Alonso Barba, maestro del obispado, vino a ver la obra “(...) que hizo Miguel Ruiz, obrero de la Iglesia (...)”. Otros apuntes al respecto figuran en los años 1575, 1576 y 1577, estando en este último al frente de la maestría el cantero Juanes de Izpino o Azpino. En las cuentas de los años 1604-1610 hay constancia de una “... segunda obra de la capilla...”. Resulta difícil precisar en la actualidad los vestigios vandelvirianos conservados en dicha capilla mayor, ya que sufrió una importante intervención en siglo el XVII, amén de numerosas restauraciones posteriores.

En cualquier caso queda documentada su participación en el proceso constructivo de esta monumental iglesia gótica, cuyo inicio cabe situar bajo el mandato del prelado don Alonso Suárez de la Fuente el Sauce (1500.1520), cuyos escudos campean en la delicada portada plateresca abierta en el lado Este. Contigua a ella se alza una espléndida torre de campanas, con bella crestería plateresca, levantada en tiempos del obispo don Gabriel Esteban Merino (1523-1535). Digna de destacar es también la portada Oeste, labrada por mandato del obispo don Diego Tavera (1555-1560). No conserva el templo en su interior la original techumbre de madera, de la que tan solo queda una parte a nivel del coro. La importancia de esta iglesia para la ciudad de Baeza es debida, al margen de lo artístico, a que en ella se veneran los Patronos locales, San Andrés Apóstol y Nuestra Señora del Alcázar.

OTRAS MANIFESTACIONES ARTÍSTICAS NO ARQUITECTÓNICAS.

Preside la capilla mayor un bello retablo, que en opinión de la profesora Luz de Ulierte es “(...) uno de los mejor tallados, poli cromados y dorados de toda la diócesis, tanto su arquitectura como sus esculturas (...)”. Estilísticamente se inserta dentro del círculo de Sebastián de Solís y Gil Fernández, aunque realizado por los hermanos Blas y Juan de León, entre 1629 y 1633. El programa iconográfico está conformado por los doce Apóstoles, Cristo Crucificado con la Virgen y San Juan. En el camarín, la Virgen del Alcázar, patrona de la ciudad, es talla gótica, aunque reformada en el siglo XVIII. A los pies del templo son destacables la sillería de coro y un lienzo de la Divina Pastora en la capilla bautismal, piezas del siglo XVIII. Dieciochesca es también una bella Inmaculada Concepción. En la sacristía se conservan nueve tablas procedentes de un retablo de la desaparecida Colegiata, atribuidas al pintor Francisco Sánchez en las últimas décadas del siglo XV. En ellas se representan el Nacimiento, la Adoración de los Magos, la Circuncisión, la Presentación de Jesús en el templo, la última Cena, el Prendimiento, El Calvario, la Ascensión de Jesús y la Asunción de la Virgen.

Te recomendamos