Iglesia de la Asunción

Clasificación (0 Votos)

Calle Francisco López Navarrete, 6. 23370, Orcera Cómo llegar

Monumento incoado 08/02/1983. En Orcera, arrabal de Segura de la Sierra aunque con Concejo propio, existía según la visita de 1525 una pequeña iglesia dedicada a San Mateo situada a las afueras. El aumento de población y una mayor capacidad económica determinaron la construcción de un nuevo templo en la plaza pública; como era preceptivo se solicitó la petición al Consejo de la Orden de Santiago y al rey Carlos I como maestre supremo de la misma. Carlos I en una carta, fechada en Madrid el 8 de febrero de 1535, ordenó que se hiciesen las oportunas diligencias sobre la conveniencia o no de dicha obras, gastos de maestros, etc. El 28 de febrero de dicho año se concedió la licencia.

Información

Las obras debieron comenzar poco después, y cuando el 26 de enero de 1537 se practicó una visita por parte de los visitadores de la Orden de Santiago, en la inspección de las cuentas hay un gasto que vincula a Andrés de Vandelvira con el proyecto de la nueva fábrica junto al cantero Juan de Mojica; el mayordomo de la iglesia justificó un total de 30.000 maravedís pagados a estos maestros “(...) para en quenta de la obra de la yglesia que se avia de haçer en la plaça (...)”.

La traza de la nueva iglesia recayó en Francisco de Luna, maestro de cantería de reconocido prestigio al servicio de la Orden de Santiago, que a su vez sería el que propició que Vandelvira y Mojica se quedaran con la obra en un primer momento. Sin embargo, un cierto vacío documental ha generado confusión en el proceso constructivo de esta iglesia, ya que si en un principio está claro el encargo a Mojica y Vandelvira, meses después según se desprende de otra carta del rey –de 12 de octubre de 1537- la fábrica se remató en el cantero Juan Martínez, si bien a pie de obra quedó el cantero Juan de Mojica durante muchos años. De Vandelvira y Francisco de Luna no conocemos más datos relacionados con la iglesia de Orcera, pero debieron de influir en Juan de Mojica, un cantero al fin y al cabo relacionado profesionalmente con ellos. Quizás influyó también Vandelvira en la intervención que realizaron en la iglesia los canteros Martín López de Alcaraz y su padre Antón Sánchez, activos en la ciudad de Úbeda, por los años 1567 y 1568.

En la iglesia, finalmente construida a lo largo del siglos XVI y XVII, una vez más la dualidad gótico-renacimiento se mantiene en el planteamiento de su nave única, dividida en tres tramos cubiertos con bóvedas de terceletes más un cuarto o capilla mayor con una bóveda estrellada. Los arcos perpiaños de los tramos son de medio punto y los parietales -ligeramente apuntados- quedan apeados en semicolumnas elevadas sobre basamentos de composición más clásica. El clasicismo es más contundente en el exterior: ventanales, portada lateral, cornisas y jarrones que coronan los contrafuertes. A los pies se incorporó a comienzos del siglo XX una monumental y soberbia portada del siglo XVI procedente del desaparecido convento franciscano de Santa María de la Peña, en el que se veneraba a una bella imagen gótica con esta advocación, en la actualidad conservada en el templo parroquial de Santa María del Collado de Segura de la Sierra.

OTRAS MANIFESTACIONES ARTÍSTICAS NO ARQUITECTÓNICAS

Perdidos casi todos sus bienes muebles en 1936, son dignos de reseñar dentro de la imaginería un Cristo Crucificado de inspiración manierista -conservado en la sacristía-, que presenta la particularidad de que fue realizado en pasta de madera, y un Ecce Homo, talla barroca venerada en la localidad bajo la advocación de El Señor de la Caña, ubicado en la entrada de la capilla del Sagrario. El retablo mayor, en pan de oro, fue construido en postguerra y ocupa la mayor parte del testero de la cabecera.

Te recomendamos